Cuando actúa canta, y cuando canta actúa: así es Luis Miguel - Houscript

Cuando actúa canta, y cuando canta actúa: así es Luis Miguel

El año pasado se conoció por toda la audiencia latinoamericana de Netflix una serie biográfica llamada Luis Miguel, que en trece capítulos cuenta los detalles de la vida del cantante conocido como “El sol de México”. Cualquiera que se acerque a su biografía tendrá presente que dicho cantante se ha hecho conocer por su voz. Los conciertos, las giras a nivel mundial y los distintos premios que se le han otorgado tienen que ver con su destacado talento de cantante. Sin embargo, una faceta interesante del artista, y desconocida por muchos, es su papel como actor.

Aunque no resulta vasta y extensa la lista de papeles que Luis Miguel desempeñó durante su carrera, su actuación fue definitiva en cada uno de ellos. Desde su personalidad excéntrica, su inigualable estilo, el carácter que lo posiciona, entre otras cosas, el “Potrillo”, como lo reconocen sus admiradores, estuvo siempre llamado a estar detrás de la pantalla de nuestros hogares.

Era 1984 cuando Luis Miguel se presentó por primera vez como actor. En la serie Nunca más, tuvo un papel protagónico interpretando a Luis Aranda, un niño de catorce años con un talento particular para cantar y bailar. Como pueden imaginar, esta actuación parecía destinada para el joven Luis Miguel.

También, más adelante en la serie, Luis Aranda sufre un accidente ocasionado por una motocicleta que lo enfrenta con la muerte, y al vencerla tiene que lidiar con la pérdida de una pierna. En este episodio, Luis Miguel demostró que no únicamente estaba listo para interpretar escenas musicales, sino que podía destacarse como un actor que podía ir más allá, hasta el punto de representar el sufrimiento humano y enseñarnos a soportarlo para salir adelante.

La segunda fue Fiebre de amor una maravillosa película mexicana producida por Televicine y distribuida por Metro-Goldwyn-Mayer, que salió en las pantallas en 1985, tan solo un año después de la primera aventura cinematográfica de Luis Miguel. Esta trata sobre la historia de Lucero, quien es una fan de Luis Miguel. Ella se entera de que su artista dará un concierto en su ciudad por lo que, de inmediato, se empeña en seguirle los pasos a “Luismo”, como a ella lo llama. Siguiendo ese propósito, al terminar el show, Lucero quiere conocer al cantante. Lo sigue hasta el hotel, pero por equivocación entra a otra habitación y allí presencia un homicidio. En las siguientes escenas, los asesinos deben protegerse de cualquier testigo, e inician una persecución para deshacerse de Lucero y de su testimonio. Y como la vida es un golpe de suerte, en ocasiones, Lucero tiene la fortuna de refugiarse en la primera habitación que encuentra, y resulta ser la de Luis Miguel.

Al contarle todo a Luis Miguel, él generosamente decide ayudarla a escapar y, en esa trama, forjan un romance juvenil. Luis Miguel, una vez más, sobresale con su actuación, y nos enseña los extraños sentimientos que recorren nuestro cuerpo cuando nos enamoramos.

Tanto en Nunca más como en Fiebre de amor, Luis Miguel presenta una actuación de acuerdo a su faceta de cantante, es decir, de acuerdo a su naturaleza. En la primera, cabe resaltar, el “Sol de México” crea uno de sus primeros álbumes que, a muy temprana edad le darán un disco de oro. Y en la segunda, el cantante produce un disco con el mismo nombre que logra posicionarse entre los primeros de su tiempo. Así, sin duda, la otra faceta del cantante necesariamente está atravesada por la primera, y viceversa.

Luis Miguel, cuando canta actúa y cuando actúa canta, y siempre nos conmueve.

Deja una respuesta