Quentin Tarantino, la estética de lo grotesco

Quentin Tarantino, la estética de lo grotesco

Cada vez que alguien habla de Tarantino se refieren a él por su estilo vulgar y sumamente violento. Cansado ya de las críticas, que seguramente Quentin se sabe de memoria y que lo tienen sin cuidado, como cinéfilos nos consideramos fieles seguidores de su estilo y forma de contar historias, por eso en estas líneas se expondrá un recorrido crítico que explica porque Quentin Tarantino figura como uno de las grandes leyendas cinematográficas de toda la historia del cine mundial.

Durante la primavera de 1992, cuando en Europa se respiraba un nuevo aire posterior a la guerra fría, Cannes fue testigo de una de las piezas de arte más emblemáticas del cine americano. se exhibía ante los asistentes del festival Reservoir Dogs, una película filmada casi toda en una sola locación, con una historia sin igual de un atraco frustrado, donde la sangre sin lugar a dudas es la principal protagonista de la historia. Un thriller fascinante, que le permitió a Tarantino posicionarse en la gran pantalla y conseguir un casting de lujo para su siguiente película.

Pulp Fiction, estrenada en 1994 y ganadora de la Palma de Oro en el mismo festival, y ganadora al Oscar por mejor guión original consolidó nuestro entusiasmo por el genio precoz de Tarantino. John Travolta, Samuel L. Jackson, Bruce Willis, Uma Thurman, entre otros, protagonizan un compilado de distintas historias entrelazadas, narradas en un ritmo anacrónico y un sentido del humor bastante perverso que muestra claramente lo que era el indiscutible talento de este gran director. Nunca antes se había visto una película de este tipo en los pasillos de Hollywood, Tarantino se posicionaba en lo más novedoso de la industria audiovisual.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Quentin Tarantino Fans 🔥 (@tarantinouniverse) on

Hay que reconocerse adicto a la austeridad, la incertidumbre y la contracorriente si se es fanático del cine de Tarantino. En el lodazal de las altas expectativas que dejó sus exitosas películas de los 90, Tarantino sitúa a la mujer y las artes marciales como protagonistas principales, rompiendo los paradigmas del cine contemporáneo de Hollywood, que hasta el día de hoy sigue mostrando algo de machismo en sus producciones. Kill Bill, retrata una mezcla de violencia, sensualidad, y por supuesto muchísima sangre. La belleza indiscutible de Uma Thurman, el anime japonés como recurso discursivo, y el poco tacto en guión, hacen parte de la estética de esta apuesta.

La osadía de Tarantino se desborda a mediados del 2008, al tomar a la Segunda Guerra Mundial como escenario contextual y hacer una versión del nazismo que muchos añoraban ver en la gran pantalla. Inglorious Basterds, una película de época y una de las más populares de su filmografía. Retrata la historia de la venganza de los judíos contra el régimen nazista. Christoph Waltz sería la gran estrella de esta película, siendo, eso sí, el mismo antagonista; gano el premio Oscar a mejor actor de reparto, y en Cannes se llevó el premio a mejor actor, un papel inolvidable que lo catapultaría a ser protagonista principal en el 2013 con Django Unchained.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Зрение.pro (@zrenie.pro) on

Algo que queda muy claro con las últimas tres películas de Tarantino es su pasión por las “Western movies” o películas del viejo oeste. Django Unchained, una de las favoritas por publico mundial, y The Hateful Eight son historias que retratan lo que es una película de Tarantino, demuestra sus pasiones, sus más profundos deseos y su increíble pasión por lo incognito. El arte de lo imprevisto mezclado con la estética de lo grotesco

Por último, la reciente premier de la última película de Tarantino “Once upon time in Hollywood” fue un acontecimiento a nivel mundial que trastocó la rutina de los fanáticos de este genio incomprendido. La novena película del guionista y director estadunidense, llenó de expectativas y morbo a sus fieles seguidores, y no es para menos. Protagonizada por Leonardo Di Caprio, Brad Pitt y Margot Robbie, esta pieza de arte se suma a una de las películas más taquilleras del 2019, donde la violencia, la sangre, el vicio y lo grotesco, como de costumbre se reúnen una vez más en la pantalla gigante.

Autor: Juan Manuel Gacha

Disfruta nuestro contenido en redes sociales

Tags:

Deja una respuesta