Luis Ospina el último tenor de “Caliwood”

“Si uno está interesado en hacer cine serio en Colombia, inevitablemente tiene que asumir la posición de crítico. Cuando se hace cine, también se critica lo que se realiza.”  (Luis Ospina 1949-2019)

Con profunda tristeza despedimos a un gigante del cine colombiano, uno de los padres creadores de “Caliwood”, y cofundador de la revista Ojo al Cine. Tras una larga lucha contra el cáncer el productor, guionista y director de cine Luis Ospina falleció el viernes 27 de septiembre en la ciudad de Bogotá y desde Houscript le rendimos un merecido homenaje.

Ospina nació en la ciudad de Cali en 1949, creció en la capital del Valle del Cauca rodeado por un contexto sociopolítico donde comenzaba el frente nacional y la hegemonía Liberal-Conservadora de los partidos políticos en Colombia donde la corrupción empezó a tener mayor protagonismo. Al involucrase en el mundo del cine y el entretenimiento, tras estudiar cine en la Universidad del Sur de California USC y en la Universidad de California UCLA, volvió a la sucursal del cielo con el firme convencimiento de empezar a hacer un cine que vaya más allá del entretenimiento, que en su fondo traiga una crítica social. Ospina contó con dos personas fundamentales en su carrera que de alguna manera moldearon el estilo narrativo y audiovisual de este gran director, Andrés Caicedo y Carlos Mayolo, sus colegas y amigos con los que fundaron el club de cine de Cali “Caliwood”.

Por un lado Andrés Caicedo, un mito del cine colombiano quien murió a muy temprana edad en el año 1977, el día que publico su novela “que viva la música”, una persona tímida e introvertida pero que detrás de esa coraza escondía una genialidad que muy pocos directores tienen. Por otro lado, Mayolo era todo lo contrario a Caicedo, una amistad de la infancia de Luis Ospina que hasta el día de su muerte, en el año 2007 perduro y creció. En codirección compartieron cerca de 4 películas extraordinaria, donde su trabajo se complementaba de tal forma que salieron grandes producciones como una de las más reconocidas por los vallecaucanos, “Oiga vea”.

La pretensión en las obras audiovisuales de Luis Ospina eran de carácter crítico y social, como columnista de distintas revistas de periodismo cultural como Arcadia o incluso Ojo al Cine, de la que es creador, Ospina realizaba una reflexión seria sobre la condición en que se promovía el arte en Colombia, en como el humanismo en la política colombiana carecía en la toma de decisiones. En un escenario como los años 70 donde el narcotráfico y la violencia cada vez obtenían mayor protagonismo, Ospina y sus colegas daban una alternativa a los colombianos de observar la miserable realidad del país por medio del cine y el arte.

Sus películas retratan la realidad en la que Ospina se encontraba inmerso. La línea narrativa de su última película ‘Todo comenzó por el fin’ trata sobre el presente en donde el vallecaucano es diagnosticado con cáncer, eso hace que la película de un giro y pase de ser la historia de un sobreviviente a un Colombia caótica y violenta, y pase a ser la historia de un hombre moribundo. El filme se comienza a rodar sin saber si el protagonista morirá o no y de alguna forma el director se obsesiona con la muerte. El resultado final es una película que recopila todo el trabajo de los tres tenores del cine de “Caliwood”, un recorrido histórico, nostálgico de la carrera cinematográfica de Ospina como director, donde queda evidenciado el sello discursivo y el estilo artístico de este genio audiovisual.

Desde Houscript nos despedimos de Luis Ospina como una eminencia de la gran pantalla, una persona capaz de retratar a partir de lo audiovisual una realidad oscura, que la gran mayoría de los colombianos no conocemos. A sus 70 años de edad parte dejando un legado de cómo hacer un buen cine, un cine critico que busca un cambio en la sociedad, que va más allá de los premios, y reconocimientos sino que pretende hacer memoria y perpetuarla con su cámara de video.

Autor: Juan Manuel Gacha

Disfruta nuestro contenido en redes sociales

Tags:

Deja una respuesta